CONVICTOS, de Bedouel y Perna

Ahora que nuestro confinamiento llega a su fin la maquinaria editorial comienza otra vez a ponerse en marcha para traernos nuevos y sugerentes títulos. Una de estas editoriales es Ponent Mon que ha publicado y distribuido recientemente Convictos un albúm en dos partes publicado en un integral.

En 1923, en La Guyana, Eugéne Dieudonné consigue escapar de la colonia penal. Los caza recompensas lo persiguen pero rápidamente lo pierden en la profunda selva. Para Eugéne lo peor está por venir. La selva es un verdadero infierno: serpientes, hormigas y moscas. Eugéne se reúne con otros dos presos fugados. Un hombre les espera en la orilla. El intercambio es sencillo: un bote para huir de la isla a cambio del dinero que han podido ocultar en el interiorde su cuerpo. La balsa parece precaria y no resistirá la corriente. Mientras buscan los remos, el vendedor huye. Los prisioneros no tienen otra opción: deben agarrarse a la balsa y lanzarse al rio porque sus perseguidores se acercan. El viaje es difícil, los tres están preocupados sobre dónde van a ir. Sin documentos corren un gran riesgo de ser detenidos y devueltos a la cárcel. Para Eugene, solo hay una solución: pasar por Venezuela. De repente, una nube de mosquitos irrumpe sobre los fugitivos. Llenos de picaduras ven a lo lejos un barco francés. Es el del periodista Albert London. Albert viene a informar sobre las condiciones de detención en la prisión de Cayena. Sin sospechar que, no muy lejos de allí se encontrará con los tres evadidos…

Convictos es ante todo una historia de denuncia social por las condiciones a las que fueron sometidos los presos que cumplían condena por sus crímenes en la infausta colonia francesa de la Guayana. A comienzos de los años veinte conocemos a Eugene Diedudonne, el cuarto hombre que estuvo involucrado en el robo al Societe Generale de Paris. Acusado y condenado a muerte su pena fue conmutada por la de cadena perpetua. Trasladado a las Islas de la Salvación, luego a Cayena  y luego a Saint Laurent du Maroni. El periodista Albert Londres, uno de los fundadores del periodismo de investigación, en 1923 viajó hasta la colonia para ser testigo de las condiciones en las que se vivía en estas prisiones. Allí conoció a Diedunne con el que trabó una gran amistad. A su vuelta escribió una serie de artículos para concienciar a la opinión pública de lo que allí sucedía pidiendo el fin de este tipo de prisiones.

Convictos es una historia dura con un dibujo frío que contrasta con el calor pegajoso de estas prisiones de la selva ecuatorial. Unos personajes humanos y carismáticos muy bien desarrollados, ambos en una lucha; uno por sobrevivir en la prisión el otro por destapar la verdad.  Un relato que no podía ser mas que dibujado en blanco y negro para convertirlo en mas realista y aterrador, un reflejo de las luces y las sombras del alma humana.

Convictos destapa una de las grandes vergüenzas de la historia de Francia y es una lectura obligatoria para todos amantes del cómic o simplemente de los buenos relatos.

Edita Ponent Mon, 118 páginas., 22.00 Euros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s